Viviendo una vida saludable

Viviendo una vida saludable

Una vida saludable. En el mundo acelerado en el que vivimos, puede ser fácil descuidar nuestra salud y bienestar. Estamos tan ocupados compitiendo en nuestra vida cotidiana (familia, amigos, trabajo, compromisos sociales) que no nos tomamos el tiempo para cuidarnos. No es de extrañar que muchos de nosotros estemos cansados ​​y agotados. ¿Cuáles son algunas cosas simples que podemos hacer para mejorar nuestra calidad de vida?

Bebe Bebe Bebe …

Lo has escuchado un millón de veces y probablemente lo escuches un millón más: ¡bebe más agua!

Piénsalo: el cuerpo humano es 72% de agua. Una caída del 5% en los fluidos crea una pérdida del 25-30% en energía. ¡Una caída del 15% en los líquidos causa la muerte! En este momento, el 66% de nosotros no está bebiendo suficiente agua, por lo que más de la mitad de la población no está funcionando con los seis cilindros, para empezar, antes de que cosas como el mal aire, la mala comida y el estrés pasen factura.

No es realmente una cosa difícil de remediar. Simplemente bebe un vaso de agua cada media hora más o menos, o 10-12 vasos de agua por día, y notarás un gran salto en tus niveles de energía.

Living Food – Loving Life

Un hecho poco conocido es que calentar los alimentos a más de 116 ° F destruye gran parte del contenido de nutrientes. Teniendo en cuenta que ya no estamos comiendo suficientes verduras, ese es un problema bastante importante. Los nutricionistas recomiendan cinco porciones de vegetales frescos por día. ¿Cuántos de nosotros estamos tomando ese consejo?

Una excelente manera de obtener los nutrientes que se encuentran en las verduras frescas sin pasar todo el día en la estufa o comer palitos de apio crudos es exprimir sus verduras. Asegúrate de tener un buen exprimidor (algunos exprimidores exponen las verduras al calor creado por la fricción durante el jugo, que descompone las enzimas importantes), toma algunas verduras frescas y bebe hasta llegar a tener una buena salud. Lleva una fracción del tiempo (no hay cocina involucrada, por un lado) y es conveniente. ¡Puedes llevar tu jugo al trabajo e incluso dar algo a los pequeños para almuerzos escolares!

El pasto de trigo en particular es una excelente fuente de nutrición. Tiene un alto contenido de clorofila (a veces descrito como «sangre vegetal» porque se parece mucho a las moléculas de glóbulos rojos humanos) y tiene más de 100 elementos que el cuerpo necesita. Los granos frescos son otra excelente fuente de vitaminas y minerales.

Energy In – Energy Out

El ejercicio es otra mala palabra para la mayoría de nosotros. La cuestión es que el ejercicio no tiene que ser terriblemente lento o aburrido. Hay muchas opciones

Hace años, los gimnasios generalmente ofrecían salas de pesas, clases de aeróbicos y tal vez un circuito. Ahora puedes agregar ejercicios aeróbicos en el agua, yoga, pilates, ejercicios de baile, clases de pasos y una amplia gama de nuevas opciones de entrenamiento.

Si realmente no tienes el tiempo o el dinero para apuntarte a un gimnasio, o si prefieres pasar tus mañanas / noches en casa, prueba con una bicicleta estática o un andador. Me perdería sin mi bicicleta estática: la configuré frente al televisor y me ejercité alegremente durante mis programas favoritos.

Si, como yo, buscas tener una vida saludable y sufres una enfermedad o lesión o tu nivel de condición física es bastante bajo, puedes considerar algunos consejos  que recibí de mi médico:

Una vez que no estás en buena forma física, y particularmente si tampoco estás bien, puede ser una batalla gigantesca hacer la menor cantidad de ejercicio en un día. El peligro es que la inactividad conduce a una mayor pérdida de energía, que se convierte en un ciclo de autoperpetuación hasta que apenas puedes levantarte del sofá.

Poco a poco, crea el hábito

Una excelente manera de volver a una rutina física es comenzar lentamente. Ridículamente lento, puede parecer. Durante las primeras dos semanas, camina / viaja durante 5 minutos por día, exactamente 5 minutos, no más, incluso si crees que podrías continuar. Cuando terminen las 2 semanas, aumenta a 7 minutos, luego 10 minutos, 12 minutos … continúa aumentando gradualmente tu actividad hasta que estés en un nivel con el que te sientas cómodo.

Puede sonar un poco tonto, pero funciona. En efecto, engañas a tu cuerpo para que produzca más energía. Está aumentando su tiempo de ejercicio tan lentamente que tu cuerpo no se da cuenta realmente de lo que está sucediendo. Sigue este método y, antes de darte cuenta, te ejercitas cómodamente dentro de tus límites todos los días.

Entonces, amigos, eso es lo básico. Si puedes reorganizar un poco tu vida para permitir mejores hábitos alimenticios y un poco de ejercicio, y si recuerdas tomar un vaso de agua cada media hora más o menos, estarás bien encaminado para vivir una vida saludable. En una nota final, no te olvides de tomarte un tiempo tranquilo para ti. Meditar es una excelente manera de minimizar el estrés. No tienes que quedarse sentado durante horas, solo dedica 5 minutos de tiempo de silencio todos los días, incluso en la ducha, si ese es el único lugar donde puedes tomarte un tiempo, y ponerte al día contigo mismo.

Y, por último, pero no menos importante, ¡ríete! De hecho, ríete como un loco; ¡cuanto más fuerte mejor! ¡Te sorprenderá lo mucho que una cosa tan simple puede elevarte el ánimo!

Esperamos que te haya gustado nuestro post “Viviendo una vida saludable ”, si tienes cualquier duda, o necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros, a través de nuestro formulario de contacto o de nuestra página de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *