Vacaciones saludables a través de mindfulness

Vacaciones saludables a través de mindfulness

Las vacaciones son para desconectar y descansar

Y no solo para viajar aunque este sea nuestro pasatiempo favorito. Hace un par de días hablando con mi amiga Marta (una brillante profesional jefa de un equipo multidisciplinar de primera) me comentaba que este año no iba a viajar en vacaciones y que ni siquiera se planteaba irse a la playa. Mandó a los niños con los abuelos y ella se quedó adelantando trabajo. Y me indicó poderosas razones para no enfrascarse en un viaje apuntando (en esencia) a que descansaría mejor si se quedaba en casa y dejaba ese tiempo para ella misma que  haciendo cualquier otra cosa. Zanjó la conversación con una frase que, a veces, se nos olvida: las vacaciones son para descansar.

Bien es verdad que ese descanso puede llegar desde distintas maneras. Hay quien necesita echar adrenalina fuera tirándose por un barranco y hay otros (entre los que me encuentro) para quienes es imperioso cambiar el escenario habitual y pillar un avión. De no ser así es casi imposible coger fuerzas en septiembre.

Desde luego, sea cual sea tu opción, tanto si eres de los que necesitas hacerte 100.000 kilómetros lejos de casa como si prefieres dormir en tu cama o irte a un sitio a 20 kilómetros, las vacaciones están para aprovecharlas. ¿Y qué mejor provecho que pensar en ti, que cuidarte, que regalarte salud? Por eso hoy te propongo que, en el tiempo de vacaciones, cambies el chip y te inicies en las técnicas del  mindfulness.

¿Por qué iniciarse en el mindfulness en vacaciones?

Te dejo 10 razones pero podían ser mucho más:

1.- Porque has llegado al verano con mucho estrés

Y seguramente cada año que pasa es más aún, de mayor intensidad y más duradero en el tiempo. Las presiones laborales y la dificultad para conciliar la vida familiar están a la orden del día. Ya se sabe que el pico de tensión acumulada se da entre 72 y 48 horas antes de iniciar las vacaciones. Por eso es el mejor momento para proponerte un cambio radical en tu interior tal cual te posibilita la iniciación en el mindfulness.

2.- Porque es una de las mejores maneras de superar el cansancio de cualquier tipo

El mindfulness no solo te ayuda a superar el estrés, además te genera una serenidad y una paz interior que, a la postre, aunque muy pronto, te llena de energía.

3.- Tienes tiempo extra para empezar una terapia como el mindfulness

¿Cuántas veces dejas para luego las cosas por falta de horas en el día? Muchas, ¿verdad? Ahora dispones de algunas semanas para comenzar con serenidad. También es una buena época para empezar a abonarse a la comida sana y dejar de lado aquello que no nos hace bien.

4.- Las vacaciones son el mejor momento para el cambio

Cuando te permites no hacer nada (si puedes) o ralentizar la marcha, es cuando te surgen esas ideas para mejorar tu vida. El mindfulness además te va a potenciar la creatividad y te va a dejar ver los problemas con otra perspectiva.

5.- Las vacaciones son una buena época para iniciar tu particular año nuevo

Muchas personas consideran que los años empiezan en septiembre y no el 1 de enero. Es como un recuerdo de los días de colegio. Independientemente de cuál sea tu caso, no vamos a negar que la vuelta (más o menos a mediados de septiembre con la llegada del otoño) es percibido como un nuevo comienzo. Si, además, te has adentrado en el mindfulness en verano (que te puede ayudar a domar la mente y cambiar la visión de las cosas), la conciencia de transformación va a ser radical.  El cambio puede darse a todos los niveles incluso para iniciarse con esa dieta que llevaba años postergada.

6.- Puedes marcarte un plan más fácilmente

Al no tener que trabajar tienes un poco más de tiempo para planificar cómo vas a realizar el curso, aunque el nuestro es muy fácil y tampoco te va a ocupar mucho desde el punto de vista físico. Otra cosa es la percepción que tengas en el plano anímico o espiritual.

7.- Porque así empezarás el año laboral con más fuerza

El mindfulness te hace centrar la mente y, si has aprendido las técnicas más rudimentarias, el año va a comenzar con una energía inusitada.

8.- Porque te vas a liberar del estrés de forma inmediata

Y no solo por las vacaciones. La terapia te va a permitir encontrar serenidad muy rápidamente. Es sorprendente cómo puede hacer cambiar la perspectiva de las cosas la práctica del mindfulness.

9.- Porque puedes salir al aire libre para realizar los ejercicios

Y esto va a potenciar los efectos beneficiosos del mindfulness multiplicándolo por tres o por cuatro. Si te decides a iniciarte en esta técnica de meditación, elige lugares que no tengan mucho gentío al lado del mar o en pleno bosque.

10.- Porque con el mindfulness vas a sentir que hay un antes y un después en tu vida

Y es mejor empezar a ponerlo en práctica cuando tenemos tiempo libre y podemos aprovechar las horas.

Cada persona tendrá sus propias razones para iniciarse en una terapia tan efectiva como el mindfulness que lo mismo te va ayudar a combatir el insomnio como a superar los síntomas tan duros de la fibromialgia como a vencer los miedos propios del embarazo. Con el mindfulness aprendes técnicas de meditación milenaria, pero adaptadas a las prisas y a los condicionantes de la vida cotidiana actual, la que nos pone al límite de nuestras fuerzas.

Una vez que te has iniciado en el minfulness en vacaciones y hayas conseguido aprender los rudimentos podrás ponerlo en práctica cuando comiences a trabajar de nuevo en septiembre. Y te ayudará a superar cualquier síntoma postvacacional y la vuelta a la rutina.

Recuerda que nuestro curso online sobre mindfulness está disponible siempre y en vacaciones también.

Por Candela Vizcaíno

 

Deja un comentario