Ponerse en forma rápidamente tras la Navidad

Ponerse en forma rápidamente tras la Navidad

Nos hemos levantado un 9 de enero. Hace frío en el Hemisferio Norte. Las luces festivas se han apagado. Los acordes de las orquestas enmudecieron. Hemos abiertos los regalos. Las cenas interminables con ricos manjares quedaron atrás. Puede que hayas tenido una fantástica Navidad con encuentros maravillosos. Lo mismo, incluso, eres de ese grupo que no disfruta de las fechas. Sea de uno u otro “bando” seguro que has abandonado tu rutina saludable, al menos por unos días o unas semanas. Ahora toca ponerse en marcha y comenzar enero con la mejor disposición de ánimo.

 

La actitud, el mejor remedio para construir una versión mejorada de nosotros mismos

Todo está en nuestro interior. Y vale que cada cual tiene sus condicionantes, pero sin actitud y sin espíritu positivo las metas no se alcanzan. No estoy hablando hoy de ser un inconsciente que no ve los problemas o contratiempos. Ni mucho menos se trata de eso. La fuerza de voluntad es lo que nos empuja a conseguir aquello que deseamos. Su enemiga es la pereza y la procrastinación, ese dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Así la mejor manera de ponerse en forma rápidamente tras la Navidad es agarrarse a esta determinación.

Determinación para decir sí se puede a los retos sean cuales sean. Que la vida es compleja no lo podemos ocultar. Sería una insensatez por nuestra parte. Pero sí podemos hacerla más fácil si nos ponemos metas asumibles. No se trata de conquistar la Luna y bajarla con un lacito rosa. ¡Ni mucho menos! La idea es que te pongas pequeños retos y a corto plazo y… llevarlos a cabo, ¡claro está! Que quieres perder 10 kilos, entonces tienes que dividir. Porque al dividir vas a vencer. 10 kilos divididos entre 6 meses (lo que queda para lo operación bikini), no llega ni a dos por mes. Y eso es un reto asumible. Que quieres levantarte todos los días con otro ánimo,  en este caso no lo vas a hacer de una mañana para otra. ¡Como por arte de magia! Date tu tiempo y comienza poco a poco.

 

El amor por uno mismo, imprescindible para ponerse en forma

Y de la determinación para llegar a una meta “asumible” pasamos al amor propio. Este enero  comienza queriéndote más (de forma sana, ¡eh! que no es motivo ahora para convertirte en un narcisista). Empieza convenciéndote de que eso de ponerse en forma rápidamente es también para ti, como lo son las estrellas, la luna, la niebla y… el sol.  Tampoco es algo de un día para otro pero sí para todos los días. Si te lo repites a diario, más pronto que tarde esa determinación se materializará. Y luego solo necesitas constancia. No dejarlo. No abandonar. Tienes que seguir fijándote nuevas metas, nuevos retos. Tiene que ser mes a mes, semana a semana, sin pausa pero sin prisas.

En ZR Salud sabemos que puedes tener muchos condicionantes que limiten tu vida diaria. ¡Y no digamos ya alcanzar objetivos más o menos fáciles como ponerse en forma! Pero, incluso con enfermedades gravísimas es una buena idea abonarse a ese reto. Si tú no te cuidas, nada ni nadie lo hará por ti. La actitud, el ponerse en marcha, el hacer da fantásticos resultados con dolencias tan limitantes como la fibromialgia, por poner un caso. Y se ha demostrado, de forma científica, su importancia a la hora de recuperarse de males mortales como puede ser el cáncer. Si no encuentras la serenidad necesaria para cambiar hábitos nocivos, lo mismo es la hora de empezar con algunas técnicas de meditación, atención plena o mindfulness. Notarás los efectos al cabo de pocas semanas y nunca será un tiempo perdido. Todo lo contrario: será ganado al máximo.

 

«No se puede recorrer el mundo si no das el primer paso»

Para ponerse en forma hay que hacer sí o sí ejercicio físico

Y una vez dispuestos hay que andar. Dice un proverbio chino que “no se puede recorrer el mundo si no das el primer paso”. Da igual lo ambiciosa que sea tu meta, si no das ese primer paso no vas a conseguir absolutamente nada. Y luego el segundo, el tercero, el cuarto… Del ejercicio físico solo puedes sacar bondades y no vale la excusa de que el deporte no es para ti. Anota cómo el ponerse en forma tras la Navidad se hace más rápidamente con ejercicio físico:

1.- Lo básico: al quemar calorías irás rebajando esas cartucheras que has ido acumulando estas últimas semanas.

2.- El ejercicio físico controla el cortisol, la hormona del estrés y causante, al parecer, de la fibromialgia entre otras dolencias. El nuevo año puede ser una gymkana terrible con responsabilidades familiares y nuevos objetivos en el trabajo. Al mantener a raya, de forma saludable, sensata y lógica, todas las hormonas que producen ansiedad, ira, irritabilidad y descontrol, será más fácil alcanzar esas metas. Conforme vayas recorriendo esos pasos, tu mente y tu cuerpo se irá retroalimentando para seguir a más.

3.- El ejercicio físico es básico a la hora de ponerse en forma de manera saludable. Aunque hagas una dieta restrictiva al máximo quizás no logres controlar el peso o algunos parámetros en sangre. Nuestro cuerpo está acostumbrado a moverse y la vida sedentaria actual es algo ajeno a la evolución de millones de años. Por eso, es necesario para conservar la salud a secas independientemente del peso o de la figura que desees conseguir.

4.- El deporte controla el cortisol, la adrenalina… y con él se segregan endorfinas, la hormona de la felicidad. Así será más fácil ir a más, más y más mientras te vas sintiendo mejor y cogiendo confianza. Es verdad que puedes poner todo tipo de excusas desde el frío hasta el calor, desde el poco tiempo hasta cualquier cosa. Pero serán eso: excusas que no te sirven para ponerse en forma.

5.- Además el ejercicio físico por sí solo es la mejor terapia para abandonar hábitos tóxicos como puede ser el tabaco, el alcohol en exceso o cualquier otras drogas más o menos duras. Si me dices que a ti no te hacen daño, te contesto desde ya que es una auténtica chorrada lo que estás diciendo.

 

¡No te olvides de la dieta y comienza ya con la operación biquini!

Y, una vez has empezado a moverte tu cuerpo te va a pedir una dieta equilibrada en la que no se olviden las proteínas. Aún así para ponerse en forma rápidamente ten en cuenta lo siguiente:

1.- Bebe mucha agua, incluso sin sed, pero sin pasarse para ir ayudando a eliminar líquidos.

2.- Las tisanas de ananás, colas de caballo, té verde, jengibre ayudan a adelgazar. No abuses de ellas pero intenta ir tomando (de distintas composiciones) a lo largo del día.

3.- Abónate al zumo de limón nada más comenzar el día y continúa con un desayuno saludable.

4.- La dieta mediterránea es la mejor para bajar peso y ponerse en forma rápidamente. Te hemos dejado un menú diario aquí.

5.- Intenta cenar muy poco. Si te haces un lío con la última comida del día, no nos repetimos, y sigue este link con ideas para hacer cenas saludables.

6.- Reduce el alcohol al mínimo. Déjalo para los fines de semana y muy poco.

7.- No tomes bebidas carbonatadas ni azucaradas que dan sed  e hinchan el vientre. Además, este tipo de productos te dan un subidón de ánimo momentáneo para darte luego un bajonazo. Eso no es bueno para la determinación que necesitas.

8.- Llévate la comida al trabajo si no puedes volver a casa. Puedes encontrar ideas con recetas adecuadas de todo tipo.

9.- Las frutas como la piña, papayas, kiwis, naranjas o fresas hacen un efecto detox muy potente. Lo mismo sucede con las verduras de hojas verdes, las legumbres cocinadas sin embutidos, los espárragos, las alcachofas…

10.- Recuerda que no existen ni las dietas ni los productos milagros. Todo se consigue con constancia y determinación.

 

Y…  Ve preparándote para el próximo reto. No te pongas a pensar que las Navidades se fueron y que todo lo que llega es triste y complicado. ¡El invierno con sus días fríos también son para disfrutarlos!

¿Te apuntas a ponerse en forma rápidamente? ¡Claro que sí! Y si ves que no puedes, siempre puedes pedir ayuda a un entrenador personal.

Por Candela Vizcaíno

 

 

 

Deja un comentario