Meditación, lo primero es la respiración

Meditación, lo primero es la respiración

¿estás valorando la opción de aprender a meditar?. ¿Has odio de los beneficios del mindfulness y quieres saber como se empieza?, pues bien para iniciarte en la meditación, lo primero es la respiración.

Fábrica de la Conciencia

Así comienza el primer ejercicio de nuestro curso online de mindfulness. La base de este post, es el primer ejercicio, que es donde encontré la lógica del curso.

Según la 21 edición del diccionario de la RAE:

Atender: Aplicar voluntariamente el entendimiento a un objeto espiritual o sensible.

Conciencia: Propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta.

Transcurridos por esta vida sin cuestionar porque nos gustan o disgustan las cosas.

Todas las faltas provienen de la falta de atención.

Todos los cambios pueden suceder justo aquí y ahora

El presente es el único momento donde acontece la realidad. Un eterno presente, algo tan sencillo como tener la cabeza en el mismo lugar que el cuerpo.

Lo primero es la respiración

El gran secreto está en la respiración, puesto que es la llave más directa y prístina hacia la conciencia, por esto digo que para empezar a aprender la meditación, lo primero es la respiración.

Lo primero, la base está en la respiración Naso Labial

Debemos de dedicar 5 minutos tres veces al día a esta práctica, y digo cinco minutos con conciencia. Todo los expertos dicen que es necesario mínimo 15 minutos al día, pero como es para aprender a concentrase en la respiración, va a ser mucho más fácil hacerlo en tres veces.

El ejercicio

Nos sentamos cómodos con la columna recta. Y simplemente estamos atentos al flujo del aire cuando entra y cuando sale. Añ principio es normal ser arrastrados por pensamientos y emociones pero cuando percibo que mi ATENCIÓN YA NO ESTÁ EN LA RESPIRACIÓN, retorno a mi práctica.

El objetivo es sentir el aire que entra por la nariz y el que sale sobre la comisura del labio superior.

Observando sin juicio todo lo que se proyecta en mi mente.

Si tu mente es inquieta coloca los ojos mirando hacia abajo, si tu mente se adormece coloca los ojos mirando hacia arriba, si no tienes ningún problema cierra los ojos y observa sin quedarte con nada, dejando transcurrir los pensamientos como vagones de un tren, sin subir a ninguno.

Cuando lo hagas, además de como te vas a sentir, entenderás que lo primero es la respiración, y lo que te puede aportar el curso online de mindfulness.

Como te he comentado este es el primer ejercicio de nuestro primer curso

Cuídate mucho

Si tienes cualquier duda, o consulta, contacta con nosotros, a través de nuestro formulario de contacto o de nuestra página de Facebook.

 

 

Deja un comentario