¿Por qué es saludable consumir proteínas a diario?

¿Por qué es saludable consumir proteínas a diario?

6 preguntas imprescindibles para conocer la importancia de las proteínas en una dieta saludable.

Primera pregunta: ¿Qué son las proteínas?

Las proteínas son “los ladrillos” con los que se forma el cuerpo humano (y también animal). Sin ellas no sería posible la vida y nuestra “forma” sería distinta. De hecho, las proteínas son las que conforman nuestro aspecto físico tanto interno como externo. Con ellas se fabrican los tejidos (uñas, dientes, huesos, piel, músculos…) Por eso, en una etapa tan importante como el embarazo, gestación y lactancia las proteínas son imprescindibles. Ellas son el fundamento de la nueva vida aún por nacer.

Sin proteínas la vida no es posible en su concepción, pero tampoco (como veremos más adelante) en ninguna etapa de la existencia. Su carencia conlleva problemas gravísimos de salud que, en situaciones extremas incluso, desembocan en la muerte. Pero eso no va a pasarnos a nosotros que nos cuidamos como es debido y tenemos la suerte de vivir en un mundo donde no hay carencias importantes.

Como las grasas y los hidratos de carbono, se consideran macronutrientes. Los micronutrientes son las vitaminas, minerales y oligoelementos. Las proteínas, además, intervienen en la síntesis hormonal de ciertos procesos físicos. Por eso, cuando hay algún tipo de dolencia, se busca, con cierta frecuencia, anomalías en las proteínas a través de un análisis de sangre.

Se consideran de mayor calidad (y hacemos nuestra esa afirmación) porque, a diferencia de los hidratos de carbono y los lípidos, reponen los tejidos con más eficacia sin engordar. Por eso, en el pasado o en países sin las posibilidades económicas de la Europa actual, por poner un caso, los afortunados con buenos accesos a las proteínas (sobre todo animales) gozaban de mayor fuerza, estatura elevada sobre la media, mejor aspecto físico e, incluso, más longevidad.

Segunda pregunta: ¿Para qué sirven las proteínas?

  • Para regenerar todos los tejidos y no solo los músculos.
  • Hay que aumentar su ingesta cuando se hace ejercicio porque se produce un degaste independientemente del efecto que queramos conseguir.
  • Para evitar el descuelgue de tejidos en las dietas de control de peso.
  • Para conservar la buena salud de cabellos, dientes y pelo.
  • Para regenerar los huesos rotos y para mantenerlos en forma.
  • Para aumentar la fuerza de los músculos y del cuerpo en general. Sin proteínas se produce una desgana considerable que no te permite hacer nada.
  • Tienen un efecto saciante sobre todo si se combinan con verduras y frutas. Por eso, es también una ayuda en las dietas para adelgazar independientemente de su poder regenerador de tejidos.
  • Para regular la tensión arterial.
  • Para mantener una salud emocional equilibrada.
  • Para elevar la masa muscular cuando se hace ejercicio de manera importante.

Tercera pregunta: ¿Todas las proteínas se consiguen por la dieta?

Sí y no. Y me explico. Las proteínas están formadas por aminoácidos. En total por 20 distintos. De ellos, 12 los forma el cuerpo por “sí solo” y los otro 8 (los esenciales) se deben conseguir a través de la alimentación. Y pongo entre comillas el “sí solo” porque para “fabricar” esos aminoácidos el cuerpo necesita material que también procede de la alimentación. No salen de la nada. Se requiere una conjunción de minerales, oligoelementos y vitaminas para poder crearlos. También es imprescindible la acción del sol porque es precursor, a su vez, de vitaminas esenciales para hacer esos aminoácidos.

Los ocho que debemos tomar de la alimentación están presentes, sobre todo, en carnes, pescados, huevos, lácteos, cereales y legumbres. Es, por tanto, necesaria una alimentación saludable. Estos dos últimos nunca se presentan completos. Esto es, a las lentejas le falta uno (isoleucina) y al trigo otro (lisina). Por eso, una dieta equilibrada debe incorporar todos los tipos de alimentación y mezclarlos adecuadamente para conseguir los ocho que debemos incorporar con la dieta. Y si eres vegano, ya sabrás que debes combinar los alimentos adecuadamente para poder conseguir todos esos aminoácidos que el cuerpo no fabrica y que son imprescindibles para la salud.

Cuarta pregunta: ¿Siempre hay que tomar la misma cantidad de proteínas?

No. Se considera que hay que comer 3 gramos de proteína al día por cada kilo de peso, cantidad que hay que aumentar hasta 5 gramos si estás haciendo ejercicio físico de moderado a normal-avanzado y 6 gramos si se está gestando. Si realizas ejercicio de avanzado a profesional las cantidades de proteínas deben ser mayores y ya necesitas el seguimiento de un profesional.

Quinta pregunta: ¿Qué ocurre cuando no se toman las proteínas necesarias?

En la literatura médica antigua se reseñaban casos de místicos o de personas en estado de meditación extrema con presencia de grandes llagas en el cuerpo. Se producían por una dieta tan frugal y escasa que los efectos perjudiciales eran tan terribles como esos. El cuerpo ya no puede reponer las células y empiezan a abrirse piel y músculos. Ni que decir tiene que estos casos tan extremos no te va a pasar ni siquiera si llevas una dieta muy restrictiva (aunque equilibrada y sensata) para perder peso. Tampoco es posible algo así si haces deporte porque una de las consecuencias de la falta de proteínas es el cansancio. Y con desgana (por un problema físico) por mucha fuerza de voluntad que le pongas poco vas a conseguir. De todos modos, los síntomas de su carencia son:

  • Pequeñas llagas en las comisuras de los labios.
  • Piel apagada y triste (aunque esto puede ser debido a otros factores).
  • Manchas rojas, blancas o amarillentas en la piel.
  • Mala coagulación sanguínea.
  • En casos extremos, se puede dar anemia.
  • También en déficits avanzados, puede presentarse hinchazón en las extremidades.
  • Jaquecas constantes que no remiten con analgésicos.
  • Crecimiento lento en niños y adolescentes. De hecho, la falta de proteínas es la primera causa de muerte infantil en países pobres.
  • Falta de tono y elasticidad muscular. No puedes tener un cuerpo formado aunque te machaques en el gimnasio si no tomas las suficientes proteínas.
  • Insomnio e, incluso, pesadillas. Algo no va en tu cuerpo y tu inconsciente te avisa.
  • Calambres y tirones.

Las proteínas, recordemos, son la base de nuestro cuerpo. Casi la mitad de lo que pesamos está formado por proteínas. Son también necesarias para adelgazar.

Y sexta pregunta: ¿Qué pasa si tomo más proteínas de las que debo?

Absolutamente nada malo excepto…  una cosa. ¿Por qué? Porque el organismo deshecha las sobrantes cada 10 horas. Esto es, tres veces al día va eliminando todo aquello que no necesite para las funciones normales o extraordinarias (embarazo, ejercicio físico intenso…) Lo malo de ingerir muchas proteínas es, sencillamente hacerlo mal. Esto es, no tener en cuenta la composición de los alimentos y, a la par, que estás tomando las proteínas que necesitas también te estás atiborrando de lípidos e hidratos de carbono que se acumulan en el cuerpo en forma de obesidad o sobrepeso. Y eso no lo deshecha el cuerpo. Aquí está el problema: que se queda en forma de michelín o de flotador. Recuerda que esto no lo hacen las proteínas. Es el efecto colateral de los hidratos de carbono y grasas de los alimentos asociados.

Por eso, si estás haciendo ejercicio físico intenso o para tratamiento de enfermedades con la fibromialgia o de manera puntual, los suplementos de proteínas pueden ser una buena opción a la hora de reponer los tejidos de los músculos (aumentando a la par su tono y volumen). Eso sí, como en el comer, todo lo que te lleves a la boca en forma de suplementos alimenticios que sea de calidad superior. Tú te lo mereces.

¡Recuerda que estamos en Facebook donde publicamos noticias a diario!

 

Por Candela Vizcaíno

 

Deja un comentario