Fibromialgia síntomas ¿Cómo saber si tengo fibromialgia?

Fibromialgia síntomas ¿Cómo saber si tengo fibromialgia?

Seguramente te habrán hablado de ella. Con toda probabilidad alguien conoce a alguien que la tiene. Y lo afirmo tan rotundamente porque la fibromialgia es la nueva enfermedad de este siglo XXI. Fibromialgia diagnóstico está entre las búsquedas más corrientes en Google. No se conocen las causas y tampoco se sabe qué la produce. Pero, desde ya y sin ánimo de ser arrogante, por todos los testimonios recabados, la fibromialgia se desencadena tras un cuadro de excesivo dolor psíquico.

Las grandes preocupaciones (laborales, familiares, económicas, de integración), el sentimiento de soledad, largas jornadas de trabajo, cargas familiares sin ayuda, duelos no resueltos, sensación de abandono y, a veces, situaciones injustas dentro y fuera del hogar llevan a la fibromialgia.  Aunque habrá quienes la padezcan teniendo una vida tremendamente feliz y sencilla, no es lo normal. Y cuando hablo de lo normal me refiero a más del 90% de los casos. La fibromialgia (según los últimos estudios) no es una enfermedad psicológica, pero sí se manifiesta tras años de llevar las neuronas y el ánimo al límite.

Entonces, ¿esto que me paso es fibromialgia? ¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?

Y ese es el primer paso para reconocer si eso que tienes es fibromialgia. Tienes que hacer, seguramente en un momento tremendamente difícil, un duro trabajo de introspección y reconocer que hay algo alrededor (a veces muchas cosas) que no funcionan, que no están sentadas las bases para la serenidad emocional. Este es el primer paso. ¡No desesperes por favor! ¡Sigue leyendo porque, poniendo de tu parte, vas a poder con esta dura enfermedad! Anota lo siguiente, ya que, en casi todos los casos la fibromialgia se manifiesta de la siguiente manera:

Dolor igual a fibromialgia, uno de los síntomas más comunes

  • Dolor agudo, sordo, generalizado y paralizante por todo el cuerpo. Es como una quemazón que se extiende desde los párpados hasta los dedos de los pies. Lo normal es que no remitan con los analgésicos corrientes ni con los relajantes musculares suaves. Es mucho mejor el deporte. ¡Te lo aseguro!

Cansancio demoledor y agotador

  • Un cansancio tan extremo que no te permite moverte. El agotamiento no es solo a nivel físico sino también anímico y espiritual. Puedes llegar a sentir que no puedes con la vida, que tu llama interior se está apagando. ¡No tengas miedo! Eso no va a suceder. Es en este momento cuando tienes que agarrarte a la esperanza de una mejoría. Ya te digo que es posible. No es fácil. Necesitas un cambio de vida, pero se consigue.

Tristeza por la impotencia

  • Ni que decir tiene que, ante este cuadro, te viene una tristeza tremenda. ¡Cómo para no tenerla! Seguramente el médico te dirá que estás ante una depresión. A las cuantas semanas, a poco que investigues sobre esta dolencia, ya te darás cuenta que lo tuyo no tiene nada que ver con este terrible mal. Si entiendes todo lo que está pasando, te podrás sobreponer con más facilidad. La tristeza es un mecanismo de defensa de tu cuerpo. Con ella te está pidiendo que pares y que reflexiones.

Fibromialgia servera

  • En casos graves y agudos, la fibromialgia se presenta, además, con vértigos terribles. También dan en las crisis. Los mareos se acompañan, cuando la situación se lleva al límite, con unas pequeñas desconexiones cerebrales. Es como si, durante algunos segundos, no estuvieras en este mundo. Por eso hay que tomar las mayores precauciones si estás realizando alguna actividad de riesgo. Conducir en esta situación es una de ellas.

Insomnio que se confunde con la enfermedad y el estrés

  • El dolor y la preocupación te van a despertar por la noche. Es un insomnio distinto al que se produce cuando te invade algún problema. No solo te va a costar conciliar el sueño sino que también te levantarás antes y, probablemente, tengas algún despertar de madrugada. Intenta no moverte de la cama. Respira y, si puedes, practica alguna técnica como el mindfulness. Tienes que agarrarte a la esperanza. La actitud es tu mejor arma para combatir esta enfermedad. Cuanto más descanses de noche mejor. Cuanto más te invada el espíritu de derrota peor.

¡Vas a salir de aquí y… fortalecida! Y ni pido disculpas por el femenino. Ya sé que este mal lo sufren, en su mayoría, las mujeres.

Y ahora qué, ¿se lo digo así al médico, que creo que tengo fibromialgia?

Ni que decir tiene que es una decisión personal tuya, aunque te insto a que lo hagas. Ahora bien, ya te advierto, y si te metes en algún grupo de salud o de apoyo, los testimonios son unánimes: ante estos terribles síntomas te encuentras con la más absoluta incomprensión del personal sanitario.

A ello se une que no hay una prueba de diagnóstico que permita asegurar al 100% que tu mal es fibromialgia. Después de pasar de especialista en especialista, te diagnosticarán la enfermedad por descarte. Y te pondrán un tratamiento que no es adecuado. Te lo explico en este link. Puedes acceder y seguir leyendo aquí.

Aunque también la sufren los hombres, la fibromialgia es una enfermedad con un alto porcentaje de mujeres. Es normal ante las condiciones de vida a las que nos hemos sometido en las últimas décadas. Al trabajo en la calle se unen la responsabilidad en el hogar, mayor implicación en la crianza de los hijos y en el cuidado de los mayores o enfermos. Además, solemos ser muy exigentes con nosotras mismas y eso también juega en contra. Sin entrar en consideraciones sociales (eso para otro día), aún vivimos en una sociedad androcéntrica (centrada en la visión masculina) y el personal médico ve la dolencia como “cosas de mujeres quejicas”. Tienen que cambiar muchos las cosas para que “la opinión pública” se ponga en nuestro lugar y de nuestra parte. A nosotras nos toca, además, esta misión.

¿Qué hago, entonces, si me dicen o sospecho que tengo fibromialgia?

Lo primero, y es un consejo totalmente honesto, es no hundirte emocionalmente. No es fácil. ¡Qué me vas a contar! Pero, con cuidados, la fibromialgia se sobrelleva razonablemente bien. No tiene cura, pero puedes espaciar las crisis muchísimo y mitigar el alcance de las mismas.

Quédate con esta máxima: no puedes cambiar el mundo pero sí puedes cambiar tú. Cuanto antes empieces mejor, cuanto antes te pongas en marcha, mucho mejor, cuantas menos pastillas te tomes, mejor. Casos hay en España de famosas con fibromialgia que deben ser internadas cada cierto tiempo porque tienen que ajustarle la medicación. Tienen la terrible enfermedad y, encima, una adicción a medicamentos legales recetados por el médico. ¿No querrás estar en esa situación, verdad?

¿Por qué hablo así? ¿Qué se yo sobre la fibromialgia?

Verás mi nombre abajo (me gusta firmar todos los artículos). Me diagnosticaron fibromialgia a inicios de 2017. Fue, como en tu caso, terrible. Y no solo en ese momento. Para mí fue peor la peregrinación por distintos médicos. Tenía mucho miedo, el que nunca sentí en mi vida. Pero, muy pronto, me di cuenta de que el camino que me trazaban los médicos no era el que debía seguir.

Investigué, estudié, tracé un plan y lo llevé a cabo. Me funcionó. Al día de hoy puedo trabajar, llevar mi casa, cuidar de mi hija (aunque se va haciendo mayor), salir por la noche a un concierto, leer, hacer deporte moderado, viajar… ¡Y no pido más! No tomo medicamentos y llevo a rajatabla el plan que me propuse un día: ocio saludable, mejora de la asertividad, deporte y alimentación equilibrada.

Lo he plasmado en un curso para ZRSalud. Te advierto que implica voluntad por tu parte, pero la recompensa es  máxima: poder sentirte bien y recuperar tu vida. ¡Una bendición!

No hablo más y te dejo la palabra. Cualquier duda tienes la casilla comentario abierta para ti.

Por Candela Vizcaíno

Puedes acceder al curso picando aquí 

Curso para superar la fibromialgia

Curso para superar la fibromialgia

 

 

 

2 Respuestas para “Fibromialgia síntomas ¿Cómo saber si tengo fibromialgia?”

  1. Barbara dice:

    Información sobre el precio del curso

    1. Buenos días Bárbara, puedes ver el precio del curso en este link. También puedes suscribirte siguiendo en el enlace. Saludos cordiales.
      https://zrsalud.es/producto/suscripcion-superar-fibromialgia/

Deja un comentario