10 consejos para empezar o seguir con el ejercicio físico en verano

10 consejos para empezar o seguir con el ejercicio físico en verano

Y hablamos de seguir y de empezar con el ejercicio físico. Que bien es verdad que el verano es sinónimo de vacaciones y que tanto el sol como el tiempo libre invitan a ponerse en forma rápidamente. ¿Eres de los que con el nuevo ciclo han hecho un voto y se han decidido abonarse a la vida sana? ¿O eres de los que hace ejercicio físico con regularidad? En cualquier caso ten en cuenta lo siguiente:

Ejercicio físico y calor, una mala combinación

Parece una obviedad pero ten en cuenta el calor. Todos los años se atienden en los hospitales a personas deshidratadas porque se les ha ocurrido la brillante idea de ponerse a correr al mediodía o de jugar un partido de tenis a las 4 de la tarde. Si estás empezando con el deporte y no te has buscado un entrenador personal que te guíe, una mala experiencia de este tipo puede incitarte al abandono temprano (o acabar en urgencias) y no hay por qué.

Hay que intentar hacer deporte (siempre y en verano más) durante las primeras horas de la mañana. Así te llenas de vitalidad para toda la jornada y en enfermedades tan invalidantes como puede ser la fibromialgia actúa como terapia efectiva. Si, por tus horarios, no es posible  a esa hora, inténtalo al caer la tarde sin que te pille la noche porque eso hará que te actives y te cueste coger el sueño a la primera. En verano, con las vacaciones y los días libres, no hay excusa (sí la pereza de quedarse en la cama) para empezar bien temprano.

Consideraciones básicas para hacer ejercicio físico en la playa

Si eres de los que ha aprovechado los días libres para empezar a cuidarte con el ejercicio físico, ¡cuidado con pasarse! Todo en esta vida hay que hacerlo poco a poco. Por eso un entrenador personal (como el nuestro que es online) es una fantástica guía y apoyo en los primeros meses de práctica deportiva. No quieras hacer en tres semanas lo que llevas año aparcando, ya sea ponerte en forma o bajar de peso por poner solo un caso. Comienza con ritmo lento unos cuarenta y cinco minutos todos los días y ve subiendo intensidad cada semana. Ante cualquier problema, para y pide consejo.

Si te has ido a pasar las vacaciones a la playa y quieres comenzar la actividad junto al mar, ten en cuenta que es mejor iniciarse caminando por la parte mojada de la arena (si te metes en el mar harás un esfuerzo adicional que quizás acabe en lesión) a buen ritmo. Los deportistas entrenados seguramente aprovecharán para correr al amanecer. Es lo mejor que puedes hacer porque a los beneficios del ejercicio físico se va a unir el efecto sanador que ofrece siempre la naturaleza.

¿Te apuntas a hacer senderismo y de paso que haces deporte te abonas al mindfulness?

Si has elegido la montaña y el pueblo, busca rutas de senderismo. Están publicadas en Internet y las hay adaptadas incluso para los pequeños de la familia. Es una forma fantástica de ponerse en forma haciendo ejercicio físico, socializar con las personas que te encuentres en el camino, unir vínculos familiares, aprovecharse del efecto sanador de la naturaleza (los árboles son una auténtica medicina),  liberar estrés

Esta variante deportiva puede completarse, incluso, con alguna actividad lúdica como puede ser recolección de frutos (¡cuidado con especies protegidas y con esquilmar los bienes naturales!), observación de astros y estrellas (si se decide salir de forma segura al caer la tarde), estudio del patrimonio cultural que te encuentres en el camino (viviendas abandonadas, molinos antiguos, cercados para ganado,  emplazamientos de labores forestales…)

Los habrá incluso quienes se paren en un lugar adecuado para meditar o respirar profundamente. La actividad estará completa si decidís coger algún sendero y parar para empezar con la práctica del mindfulness. Aunque se vincula a terapias para adultos, puede ser fantástico, como el yoga, para calmar la mente de los pequeños.

Algunas actividades lúdicas de verano también son deporte

Que se nos olvida lo más evidente, pero no hace falta que tengas un entrenamiento de élite para ponerte en forma de una manera divertida. Recuerda lo siguiente:

Natación y deportes de agua y mar para seguir con el ejercicio físico en verano

  • El verano es la época de la natación ya sea en una piscina, en un río y en el mar. Recordamos de nuevo lo evidente (todo con su debida precaución, por favor, que no queremos que tengas un susto). Un kilómetro de natación te hace quemar (según la intensidad del ejercicio y tu peso) entre 400 y 500 calorías. Eso es casi un menú (de dieta) completo. Si no tienes una piscina olímpica a mano (tiene que medir 50 metros de largo), calcula la distancia con ayuda del Google Maps o una aplicación que mide la distancia caminando.
  • Remos, piragüismo y todas las actividades que se pueden hacer en los ríos con una embarcación adecuada. El verano es la única época adecuada para iniciarse en estas actividades tan divertidas
  • Todas las variantes de la vela en mar si tienes esa posibilidad (tanto material como económica).
  • Surf con todas sus variantes posibles. En muchas playas de España y Portugal (Tarifa o Sagres por poner solo dos ejemplos) con condiciones para la práctica de este deporte marítimo cuentan con escuelas para todos los niveles y tiendas de alquiler de material.
  • Submarinismo y snorkeling para los nadadores más curiosos. ¡Es mi asignatura pendiente! Para el año que viene me apunto a un curso de submarinismo. ¡Ya no espero más!

Ideas divertidas para seguir en verano haciendo ejercicio físico

  • Patinaje para los pequeños en las calles del pueblo. Que para eso estamos en verano y pueden divertirse con lo que más les gusta.
  • Lo mismo sucede con la bicicleta.
  • En zonas de tradición (se me ocurre las inmediaciones de Doñana) es posible iniciarse o practicar la equitación. Se hace en medio de la naturaleza que es mucho mejor que una cuadra.
  • Arborismo, las actividades relacionadas con rocódromos y yincanas en los árboles que se están poniendo tan de moda.
  • Vóley playa.
  • E incluso una partidita de palas (entre el pádel y el tenis) en el rincón libre de arena que queda entre toalla y toalla.
  • Yoga, Pilates, Taichí en medio de la naturaleza. Recuerda que ya hay hoteles de todo tipo que están empezando a ofertar estos servicios para sus huéspedes como terapias de meditación o de mindfulness.

Y eso sin contar que los gimnasios o nuestro entrenador personal online continúan abiertos en verano. Puedes seguir o empezar ese ejercicio físico que llevabas postergando años en verano. Así comienzas con muy buen pie y minimizas lo más peligroso, que no es una lesión menor, sino el abandono.

¿Te apuntas? ¿Hablamos? ZRSalud está también abierto en verano a igual que nuestro Facebook.

Por Candela Vizcaíno

 

 

 

Deja un comentario