Puedo caer en una fibromialgia severa

Puedo caer en una fibromialgia severa

Ni que decir tiene que cualquier enfermedad en su grado severo puede llegar a ser un infierno para la persona que lo padece. Y si estamos hablando de una dolencia como la fibromialgia la vida puede ser invalidante. Dicha esta presentación tan terrible, continúo blandiendo una bandera hacia la esperanza: de aquí (poniendo mucho de tu parte) se sale.  ¡No tengas miedo! Si estás todo el día pensando que vas a acabar padeciendo una fibromialgia severa, terminarás en este estado. Desde ya tienes que ponerte en marcha para acabar con los terribles síntomas de la enfermedad.

Continúo diciéndote que no me he equivocado con la imagen. Sigue leyendo por favor y todo irá cobrando sentido poco a poco. Porque la fibromialgia puede llegar a ser como esos caballos de rodeo que te están tirando a cada instante. Mientras te estás cayendo una y otra vez con un dolor en aumento llegas a pensar que nunca vas a conseguir domar el animal. Si te dejas vencer por la sensación, va a ser complicado que tomes las riendas de nuevo y para siempre. Desde ya te digo que tú puedes con el animal a igual que con la enfermedad. Se consigue a base de relajación para dejar el estrés, técnica, práctica, tiempo, voluntad…

Si has llegado hasta aquí seguramente habrás notado un empeoramiento en tus síntomas. El dolor se habrá vuelto más agudo. No podrás pegar ojo. El cansancio será terrible. Habrá comenzando algún tipo de vértigo o mareos… No sigo. No quiero asustarte, aunque te he dejado más información en este link. Y no sigo porque hoy quiero hablar de ilusión, de esperanza, de salir, de continuar, de ponerte en marcha como mereces.

 

Ya tengo el síndrome, entonces, ¿voy a desembocar en una fibromialgia severa seguro?

La respuesta es un rotundo no. Bien es verdad que esta enfermedad puede aparecer de distintas maneras y hay quien va progresivamente a peor. No es de extrañar porque ella misma se va alimentando de la ansiedad y la angustia que te va generando verte tan horriblemente mal. Pero, insisto, hoy es un día para la esperanza. Si te han diagnosticado la enfermedad, ¡no te rindas! ¡Bajo ningún concepto! Tendrás tus momentos malos pero, con un poco de tu parte, vas a salir adelante. Eso es lo que proponemos en nuestro curso para superar la fibromialgia.

¿Por qué puedo desembocar en una fibromialgia severa?

Aunque las causas exactas de esta enfermedad aún no se conocen, sí hay ya muchos estudios que apuntan a un desbarajuste del cortisol en los enfermos de esta dolencia. El cortisol es una hormona que se produce en los picos de estrés e, incluso, con deporte intensivo. Cuando digo deporte intensivo, no me refiero al ejercicio físico saludable de una persona cualquiera. El cortisol se dispara cuando se realiza un esfuerzo de una intensidad de un Iroman o de un entrenamiento de un Rafa Nadal, por poner dos ejemplos. Y adelanto que la actividad deportiva moderada es el mejor entrenamiento para la fibromialgia.

Seguimos… el cortisol es la hormona del estrés. Las personas que padecemos esta enfermedad lo tenemos descompensados o elevados. He dejado más información aquí y discúlpame que te lleve en un corre que te corre de un link a otro, pero en ZRSalud ya hemos tratado mucho el tema y no me quiero repetir. Cuando te encuentras mal (con dolor, vértigos, cansancio, insomnio, problemas estomacales…) el cortisol se eleva. Te suben los niveles de estrés y se dispara esta hormona. Como resultado, los síntomas se agravan. Como te encuentras peor, algo dentro de tu cuerpo hace entrar en estrés, subiendo aún más los niveles de cortisol. Entonces, ¿he caído en una condena infinita? No. Por supuesto que no. Solamente te estoy explicando lo que sucede.

¿Qué hago entonces para no caer en esta fibromialgia severa tan invalidante?

Hay que cortar la rueda, partir la espiral. Hay que salir del círculo vicioso, estrés, dolor, estrés, dolor, estrés. Hay que dejar de alimentar al monstruo de la fibromialgia. Sé que no tienes fuerzas. Que todo se te hace un mundo, que cualquier tarea es imposible, que lo mismo has tirado la toalla. ¡No lo hagas! Tu salud está en tus manos. Se pueden ir equilibrando los niveles de cortisol. Reitero: es lo que proponemos en nuestro curso y se hace con cuatro pilares básicos (ejercicio físico, alimentación equilibrada, ocio en la naturaleza y manejo de la asertividad).  Agárrate a esta esperanza para que la enfermedad no vaya a más.

Puede que tú te hayas encontrado la fibromialgia severa así sin más

Ese fue mi caso. Así lo he dejado reflejado tanto aquí como en mi portal personal. Fue un auténtico schock, una bofetada para el ánimo. Era algo que no estaba previsto y que desbarató, en un santiamén, todos los planes. Puede ser tu caso: que llegues a la fibromialgia severa de repente sin pasar por un estadio más tolerable. ¡También te doy un aliento de esperanza! Que te hayas encontrado en esta situación no significa que no puedas salir. Bien es verdad, que, en momentos puntales de estrés, puede que no controles los síntomas y que te venga todo otra vez. Con un poco de tu parte, de auto introspección, de autoconocimiento (el mindfulness también va muy bien), vas ir tomando la rienda de la enfermedad.

Está en tus manos. Al principio te parecerá que no avanzas, pero sí lo harás. Será muy lentamente. Esto no es de un día para otro. Lleva su tiempo, pero tu salud se lo merece. Con voluntad de tu parte, podrás tomar la rienda del caballo desbocado en el que se ha convertido la fibromialgia severa. Y caminar feliz con capacidades nuevas.

¿Hablamos? Te entiendo. Utiliza la casilla comentarios.

Por Candela Vizcaíno

 

Deja un comentario