Control y cuidados durante el embarazo

Control y cuidados durante el embarazo

A pesar de los trastornos más o menos intensos, y siempre transitorios, se ha de procurar tratarlos adecuadamente, con control y cuidados durante el embarazo. Este es una fase de la vida de la mujer considerado normal. La biología de la mujer está dirigida a perpetuar la especie y todo lo que hagamos en su favor es poco. La mujer embarazada, desde los primeros momentos debe de confiar en el médico y seguir sus consejos. El hecho de fiarse del sentido común o de la experiencia familiar expone a grandes errores. En contraste con generaciones anteriores, que solo llamaban al médico en pleno desastre.

El papel del médico en el control y los cuidados durante el embarazo

La primera consulta médica debe de ser al mes y medio o las dos faltas. Para descartar desde el primer momento cualquier alteración precoz y enseñar las primeras normas higiénicas. Las demás visitas deben ser mensuales, siendo de especial interés en las últimas semanas. Durante estas visitas, debe establecerse una mutua confianza entre la embarazada y su médico. La paciente debe de someterse al reconocimiento de su estado en general.

  • De la normalidad de los diferentes aparatos ( respiratorio, digestivo, urinario, etc.)
  • A la valoración de diferentes análisis, entre los cuales son imprescindibles el grupo sanguíneo, el factor Rh, el examen de orina, la presión arterial y el control de peso durante el embarazo.
  • Pueden añadirse el recuento de hematíes, la determinación de la cantidad de azúcar en la sangre, y las reacciones para el diagnóstico de la posible lúes o sífilis.

La actitud y el cariño

Es imprescindible una actitud serena de la mujer frente al embarazo. En la vida de la mujer, el embarazo y el parto representan un momento emocional. Parecido o mayor, al de la pubertad o la menopausia. La conducta psíquica frente a este estado depende de la educación sexual, de la actitud familiar, del nivel cultural y de la alegría o tristeza con el que se espera el acontecimiento.

La mujer ha de tener el convencimiento de va a ser madre. El parto no es ningún secreto, y ha de abandonar el temor a complicaciones y al dolor. Una mujer relajada, que se deja conducir confiadamente por su médico, que ha aprendido a respirar, que cuenta con el cariño y la comprensión de su pareja, hace mucho más fácil el momento del parto, y más todavía sabiendo que el tocólogo cuenta hoy con poderosos medios de ayuda que facilitan su labor y redunda en un beneficio de la madre y del hijo.

Esperamos que te haya gustado nuestro post “Control y cuidados durante el embarazo”, si tienes cualquier duda, o necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros, a través de nuestro formulario de contacto o de nuestra página de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *