Cómo bajar de peso, consejos básicos de dieta y ejercicio

Cómo bajar de peso, consejos básicos de dieta y ejercicio

 

Qué hay que hacer para bajar de peso

En las últimas décadas han proliferado infinidad de dietas inventadas por gurús mediáticos a las cuales hay que adherirse con fervor casi religioso.

Lo más frecuente es que se prometa adelgazar mucho en poco tiempo, siempre que se siga un plan pre-establecido el cual, en el mejor de los casos, puede que no tenga ventaja nutricional alguna (como la famosa dieta Dukan), y en el peor, puede llegar a convertirse en un peligro para la salud.

En este tipo de dietas para adelgazar se exigen unas pautas de comportamiento tan estrictas que lo único que se consigue es llevar a la frustración (y al posterior abandono) a quienes se someten a ellas. Para los kilos de más o para hacer frente a la obesidad, el mejor aliado es la sensatez.

Qué debes eliminar de tu vida si quieres bajar de peso con sensatez de forma fácil

Bajar de peso puede ser sencillo si se sigue una serie de pautas racionales y si no nos dejamos dominar por expectativas exageradas. Cuando se decide cambiar de vida, en lo que a nutrición se refiere, lo ideal es hacer un examen de conciencia y desechar para el resto de nuestra vida hábitos de alimentación poco saludables.

Hay que descartar:

  • El picoteo.
  • La comida preparada.
  • Los dulces.
  • Las bebidas gaseosas.
  • Los fritos y el abuso excesivo de alcohol.
  • El desorden en los horarios tanto a la hora de la comida como de dormir o de hacer ejercicio.
  • Una dieta estricta que dure un par de meses (lo suficiente para bajar esos kilos de más) y luego volver a las malas costumbres de antes no es la solución para conseguir un peso ideal. Es imprescindible estar convencido de lo que se hace, disfrutar con ello, ser constante y, a la vez, flexible. En la dieta de la sensatez hay que plantearse los retos a largo plazo, lentamente, eliminando malos hábitos de conducta que nos ayudarán no solo a reducir peso, sino también, a aumentar nuestro auto control, la autoestima y la capacidad de superación. En este sentido, te puede ayudar muchísimo contar con un entrenador personal que te ponga un plan de ejercicios como un menú personalizado. Además, con un coach es más fácil controlar los bajonazos.

 

Tres consejos básicos para bajar de peso que tienes que tener en cuenta sí o sí

1.- Lo primero que hay que hacer es recopilar información veraz y contrastada. Existen libros o tablas fiables en Internet sobre la composición -calorías, minerales, vitaminas, colesterol HDL (el bueno) y LDL (el malo), grasas, azúcares- de los alimentos más comunes. Este tipo de información es fundamental para empezar un régimen por nuestra cuenta, ya que, en todo momento, controlaremos las cantidades. Hay que consumir proteínas a diario bien balanceadas con los hidratos de carbonos y las grasas.

2.- Es conveniente hacerse de una báscula para medir las raciones y, sería recomendable (si no se sabe) aprender a cocinar. Hay recetas muy fáciles, saludables, hipocalóricas y sabrosas que pueden colmar los paladares más exigentes y sibaritas.

3.- Hay que huir de las falsas promesas y de sustancias aún sin ensayar como la Sibutramina, tan de moda hace poco y utilizada de forma abusiva para controlar la obesidad, la cual ha demostrado tener graves efectos secundarios para la salud. Cuando lo tengas claro, decídete por la comida sana y sigue sin parar. Cualquier época es buena para adelgazar, incluso el verano con su caos de horario.

 

Plantago ovata y su función para bajar peso

Si se necesita alguna “ayuda farmacológica”, lo más sano es recurrir al Plantago ovata, un producto medicinal que no necesita receta, recomendado para el estreñimiento, pero que además impide, de forma natural, que se acumulen en exceso las grasas en el organismo. Estamos en la dieta de la sensatez, así que esto no es el remedio milagro.

De nada va ayudar el Plantago ovata si no ponemos de nuestra parte y nos tomamos el asunto de adelgazar en serio, con confianza y con sentido del humor. Tampoco se puede abusar: no se debe tomar Plantago ovata más de dos meses seguidos. Lo ideal es que sirva como ayuda al principio y, conforme vayamos adquiriendo confianza, abandonarlo.

 

El aceite de oliva, base de la dieta mediterránea e imprescindible a la hora de bajar de peso

La base de la dieta mediterránea es el delicioso aceite de oliva con una magnífico equilibrio entre el colesterol HDL y LDL y un importante aporte de vitamina E (conocida por su valor antioxidante). No hay día que no se publique algún estudio científico demostrando sus bondades. Aún así, como con cualquier otra grasa, hay que tener cuidado con las cantidades que se utilizan: una cucharada sopera tiene las mismas calorías que un filete de pollo a la plancha.

La dieta mediterránea no es un régimen de adelgazamiento. Es una forma de vida tan magnífica que está catalogada como Patrimonio de la Humanidad. En ella se engloban los alimentos, las cantidades, proporciones y formas de cocinar que han seguido, desde siglos, los habitantes de las riveras norte y sur del Mediterráneo.

 

Legumbres, vegetales, cereales y frutas, imprescindibles para adelgazar

La dieta mediterránea se sustenta en un elevado consumo de legumbres (soja, alubias, garbanzos y lentejas), frutas de todo tipo, vegetales variados (sobre todo los de hojas muy oscuras por su alta concentración de minerales y vitaminas antioxidantes), cereales enteros, pescados frescos y una reducción de carne (especialmente la roja) y lácteos (los desnatados dan, además, mayor aporte de calcio que los enteros y ayudan a prevenir la temida osteoporosis). Todos ellos son imprescindibles a la hora de ayudarte a bajar de peso.

 

Más consejos saludables para mantener el peso a raya 

 

Una vez hayamos adoptado la dieta del Mediterráneo, tenemos que seguir con unas pautas vitales acordes con el régimen alimenticio:

  • Un poco de ejercicio aeróbico (bastará con andar una hora al día). Si te cuesta empezar esta rutina te aconsejamos que contactes con nuestro entrenador personal online. Te hará un plan personalizado en el que la rutina deportiva sea una constante pero también la dieta. Nuestro coach, Juan Murcia, además, tiene en cuenta tus gustos, necesidades y te motiva para superar miedos impuestos.
  • Descansar lo suficiente. Como en enfermedades tan invalidantes tal cual es la fibromialgia, el sueño es importante a la hora de bajar de peso.
  • No trasnochar.
  • Limitar (mejor dejar) el tabaco y el alcohol.
  • Alejarse de las personas egoístas y destructivas que nos causan ansiedad y, de alguna manera u otra, recurrimos a la comida para serenarnos. Paralelamente, la práctica de mindfulness o de otra técnica de meditación te va a ayudar a conseguir los objetivos.
  • Saludar al sol cada mañana y controlar el estrés.
  • Escudarse en la familia y los amigos (como ayuda para los “bajonazos”).
  • Descansar para leer.
  • Disfrutar de la naturaleza.

Decidirse por una dieta de adelgazamiento puede ser el primer paso para un cambio vital y para empezar a ser dueños de nuestras vidas. ¡Anímate! ¿Necesitas ayuda? La casilla comentarios está abierta para ti. No dudes en contactar.

Por Candela Vizcaíno

 

 

Deja un comentario