Beneficios del ejercicio físico con depresión o con el ánimo caído

Beneficios del ejercicio físico con depresión o con el ánimo caído

Se calcula que solo en España hay un 5% de población con síntomas de depresión más o menos importante y eso sin contar estados de ánimo decaídos que no pueden contabilizarse como esta enfermedad. ¿Cómo pueden mejorar con los beneficios del ejercicio físico o el deporte?

¿Por qué se produce la depresión?

 

Es el mal de la sociedad contemporánea. Los motivos por los que salta son múltiples y no afectan a todos por igual. Pero eso también pasa con la gripe. Bien es verdad que las circunstancias influyen y bastante, pero hay algo en nuestro interior que nos predispone a la depresión. Con las mismas circunstancias hay quienes se vienen abajo y no pueden seguir remando y otros pasan por esos problemas como si nada. El carácter influye por supuesto (un alto sentido de la responsabilidad, una autoexigencia muy elevada, una visión perfeccionista de la vida…), pero también hay algo que los médicos no atinan a saber qué es. Por eso no se puede predecir una depresión. En este caso, son más que probados los beneficios del ejercicio físico.

La práctica deportiva no solo es beneficiosa cuando se está en ese estado tan horrible y espantoso, también hace bien cuando nos encontramos con los ánimos tristes, preocupados por las circunstancias, abrumados por el trabajo, estresados por los compromisos o dolidos por cualquier cosa. El deporte, además, nos ayuda (como enumero a continuación) a despejar la mente y verte desde otra perspectiva.

¿Tratamientos de la depresión más allá de los medicamentos?

 

 Si te han diagnosticado este mal, por favor, sigue a rajatabla los consejos de tu médico. Simplemente te aconsejo el ejercicio físico moderado  y poco a poco como una ayuda fantástica que va a ser un soporte importante para salir de ese estado. ¡No dejes ni medicación ni te alejes de ayuda profesional! Si le preguntas a tu médico si puedes hacer deporte, te dará un rotundo SÍ. De hecho, forma parte de cualquier terapia que se precie de serla  ya sea farmacológica o psicológica. Otra cosa es que el médico de cabecera se centre en la receta y poco más. Los probados beneficios del ejercicio físico, incluso en verano, no son compatibles con otras terapias.

Ya sé que estás deprimido, que no te puedes mover, que no tienes ganas de nada, que lo ves todo negro, que no aciertas a vislumbrar nada hermoso en el futuro y que has perdido el gusto por todo. Hoy apelo a un rayito de luz, a una esperanza, a una idea de que todo puede (y así va a ser) ir a mejor. Agárrate a ese pensamiento aunque sea débil como una cerilla en la noche.  Y… ponte en marcha. Verás qué pronto esa luz se abre y se convierte en una rendija, luego en una ventana para acabar en un valle en primavera.

¿Cómo hay que hacer ejercicio cuando se está deprimido o con el ánimo alicaído? ¿Cuáles son los beneficios del ejercicio físico en este estado?

 

Si estás de bajón anímico nada más (como si eso fuera poco), tienes que hacer un esfuerzo a nivel racional para ponerte en marcha ¡ya! Puedes practicar cualquier deporte, el que te apetezca, el que mejor se te dé y dar preferencia a los que se desarrollan al aire libre. Es muy fácil comenzar haciendo senderismo con rutas de baja intensidad indicadas para familias con niños (aunque vayas solo con adultos o solo), nadar o correr (también vale andar a buen ritmo) por un lugar con poco tráfico. Un gimnasio con clases colectivas es también una buena idea. Así también puedes socializar un poco y olvidar las penas por un rato. ¿Quieres más beneficios del ejercicio físico con depresión?

Desgraciadamente, uno de los síntomas de la depresión es la desgana tremenda, el no poder moverte, el no querer salir de casa. Es en este momento (con todas las ayudas que necesites de profesionales, fármacos, familia o amigos) cuando tienes que agarrarte a esa tenue luz que es como una cerilla en la oscuridad y… salir…. Un paso, dos, tres, cuatro… Cada día un poco más. Cuando digo salir es literal. Tienes que empezar por salir a la calle. Luego caminar. Seguir caminando más tiempo. Luego más rápido. Después puedes empezar cualquier actividad que te apetezca. Aquí no hay normas. Lo mejor es que lo hagas todos los días (aunque solo sea treinta minutos) y a primera hora de la mañana. Tú te marcas el ritmo, pero ten siempre en la cabeza una cosa: constancia. Constancia y cada vez más. Los beneficios del ejercicio físico no tardarán en llegar.

¿Por qué tiene beneficios el ejercicio físico en la depresión?

 

Empezamos:

  • Porque liberas dopamina, un neurotransmisor asociado a las endorfinas. Los niveles de ambos van paralelos. Una y otra están relacionadas con el placer, con la alegría, con la actividad placentera y con la acción. Con el ejercicio físico empezarás a liberar estas sustancias que tu cerebro necesita para salir de la apatía, de la tristeza y de la inactividad.
  • Conforme vayas entrenando verás las cosas de otra manera y no solo con un poco de alegría sino también desde otra perspectiva. Al concentrarte en la respiración actúas como si estuvieras meditando sin llegar a los efectos del yoga avanzado ni incluso a los del mindfulness. Pero sí, estarás durante ese tiempo “fuera de los problemas”. Puede que se sucedan anti ti todas esas circunstancias adversas que te han llevado al estado depresivo en el que estás, pero empezarás a verlas como si sucedieran en una pantalla, como si no te pertenecieran. En ese momento comenzarás a juzgarte con más compasión, otro factor importante para salir de este estado.
  • Por ti. ¿Te parece poco? A veces, en la depresión se cae por un exceso de responsabilidad que lleva a un agotamiento extremo. El deporte es algo que te regalas y que disfrutas tú en primera instancia. Por eso, hay tantas personas que cambian cuando se inician en alguna práctica.
  • Conforme vayas avanzando, tu cuerpo empezará a notar todos los efectos beneficiosos del ejercicio continuado. Eso será a partir de los seis meses o del año. Te verás con mejor forma, más fortaleza, más delgado, más estilizado y con mucho mejor cuerpo. Una cosa buena te llevará a otra cosa buena. Y así el espíritu positivo irá venciendo, poco a poco, a las tinieblas. Recuerda que la actitud esperanzada y alegre abre muchas puertas (trabajo, corazones, posibilidades, acuerdos, reconciliaciones…) donde la tristeza las cerraba.
  • El deporte es la mejor manera de socializar de una manera saludable. En las facetas iniciales, cuando sea más difícil, no tendrás muchas ganas de hacer nuevos amigos, pero conforme vayas avanzando la oportunidad de conocer gente nueva y saludable irán aumentando. ¿Quién sabe? Lo mismo detrás de ese círculo están esas personas con las que congenias y te lo pasas genial. A eso se unen otros beneficios del ejercicio físico que estamos hoy desgranando.
  • A poco que empieces con el deporte te sobrarán hábitos tóxicos. Estoy hablando de drogas, alcohol y tabaco que inciden negativamente en cualquier proceso depresivo. Si lo abandonas junto con el avance del ejercicio físico, tu triunfo será el triple (1.- salir de la depresión, 2.-Convertirte en un deportista, 3.- Transformarte en una persona saludable). Paralelamente, irás cuidando la alimentación. Es algo que sale solo.
  • El ejercicio físico y el deporte hace que nos pongamos metas. Es, en definitiva, el mañana más. Eso nos hace avanzar por el buen camino. Cada vez que des un paso hacia la luz desaparecerán un montón de metros de oscuridad.
  • Te subirá la autoestima, algo que desapareció con la depresión. Comenzarás a valorarte más puesto que has sido capaz de trascender, superarte y alejar una enfermedad tan terrible.
  • Te va a subir la libido y eso unido a la mejor forma física va a propiciar muchas cosas buenas. Te iba a poner un guiño de esos que salen en WhatsApp pero este sistema no me deja.
  • El ejercicio físico modera la asertividad en las personas que lo practican.

 

¿Puede empeorar mi depresión si hago ejercicio físico?

 

No. Nunca. Te lo dirá el médico de cabecera, el psicólogo, el entrenador, el farmacéutico… Te lo dirá cualquiera con un mínimo de conocimiento. Todo el ejercicio que hagas va a ser beneficioso, tanto que muy pronto te quitarán los medicamentos y acabarás antes con las consultas de psicología. A eso se sumará los probados beneficios del ejercicio físico en cualquier circunstancia. De hecho, hay muchas personas que se inician en la práctica de cualquier disciplina tras una terapia para superar la depresión.

No voy a ser yo quien diga que la práctica deportiva con moderación y usando la cabeza (no solo el cuerpo) alarga la vida y la mejora notablemente. En ciertas enfermedades, además, como es el caso de la fibromialgia, es fundamental para superar las crisis de dolor.

¿Cuándo empecerá a notar los síntomas de la mejoría?

Casi de inmediato. A las pocas semanas, dependiendo de tu estado, comenzarás a notar sus efectos beneficiosos. Es mejor constancia e ir poco a poco que dejarlo y retomarlo. Te lo tienes que proponer y hacerlo todos los días. Empieza por veinte minutos, treinta, cuarenta, una hora…

Y recuerdo que nuestro entrenador personal online te puede ayudar a mantenerte en forma y mejorar la depresión. Te invitamos a que te suscribas a la casilla comentarios a nuestra página de Facebook. ¡Nos encanta resolver tus dudas!

Por Candela Vizcaíno

Deja un comentario